13 de agosto de 2012

¿Qué vale la pena?

¿Vale la pena el esfuerzo?
¿Vale la pena dejar tu país y tdo lo que te ha hecho ser quien eres hasta ahora?
¿Vale la pena preparar una oposición como el MIR con todo el cambio de cupo, notas de corte y sin saber si puedes sacarlo?
¿Vale la pena si no tendrás una plaza  donde trabajar en tu especialidad una vez lo termines?

No se me ocurrió mejor imagen que una radiografía de mi primera guardia para ilustrar las respuestas.... a que está chula?




Preguntas existencialistas, dignas de un libro y me las haces a mí!

 Ahí va mi experiencia, en párrafos.

La Homologación.
En mi época, homologar el MIR me demoró 3 años. No estoy exgerando. Dos en llegarme una carta de resolución diciéndome que "Sí, como no, usted es médico en España... siempre y cuando apruebe una prueba de conjunto de tal y tal troncal..." Un año después de estudiar planes de estudio de la facultad de medicina, que busqué en fotocopiadoras, sin orientación alguna del ministerio, ni de nadie, con libros de la biblioteca  presenté un examen con un jurado, muy cordial, gracias a Dios, en un salón en el que sólo estaba yo. (Por escrito, no te asustes).

 Aprobé y tardó exactamente 3 meses en llegarme la otra carta diciéndome que pasara a buscar mi credencial y expediente... y la cita (sí, había que pedir cita!) me la dieron para el 9 de Enero.

Una nota curiosa:

 Esa fecha es especialmente congestionada en vuelos (La gente viene y va, va y viene a península por navidades y Reyes) y casualmente cuando fuí a comprar el pasaje (supongo que en mi inocencia no lo hice rápidamente) todo estaba a tope.
   La chica de la agencia me "consiguió" una plaza a pimera hora con vuelta ese mismo día a última hora.
Cuando me subí al avión estaba super emocionada, ¡era la primera vez que iría a Madrid y saldría del aeropuerto! 
Te puedes imaginar que mi situación económica era bastante... delicada. Mi asiento era bastante cómodo y para mi sorpresa no se sentó nadie a mi lado -¿Bueno, esto no estaba lleno?-
Al poco del despegue, le trajeron un desayunito al señor del otro lado.
 - Dios mío, ¿eso tendré que pagarlo? Si me lo traen ¿lo rechazo o me lo como? Yo voy a ver lo que hace ese señor, si le cobran... -
Jajajajaja! estaba en clase business y no tenía ni idea! Una buena anécdota, siempre me recuerda a la J. que era cuando llegué.

Del trámite y el día en Madid no sigo, que ya me desvié del tema. Lo que quiero decir, es que en mi época era mucho más dificíl que hasta ahora.
Unos compañeros de otra promoción tardaron dos meses en homologar y sin examen. (misma facultad, mismo plan de estudios, similares calificaciones). Pero ahora está la crisis, (Médicos sin trabajo, no se hacen sustituciones...) y no sé si lo estén poniendo más difícil.

Papeles, trámites.
Otro asunto. Yo no soy extracomunitaria. Soy española y venezolana. (orgullosamente, para que negarlo).
En tema de visados y papeles no puedo decirte mi experiencia. Hay algunas páginas y foros en los que se relatan. Mi consejo: La sección de estudios de la embajada de España en Caracas. Hay que madrugar, claro, pero eso seguro que vale la pena. Te dan una charla general sobre todo el tema y luego puedes hacer preguntas, nada como la información de una fuente confiable. Olvídate de San Google en esto.


El MIR

El MIR en realidad significa Médico Interno Residente y lo que llamamos MIR es la oposición para acceder a una plaza. En Venezuela para hacer un post grado -en mi época-, tenías que al menos tener hecha una residencia (2 años) en la rama de la especialidad que querías, pero claro, eran 3 años la especialidad, así que resultan ser los mismos 5.
He presentado el examen 3 veces. La última vez saqué un número alrededor del 2500. Elegí lo que quería, donde quería... y al final no resultó. Orgullosamente puedo decir que todo lo vivido fué consecuencia directa de mi trabajo y de mis elecciones. La persona que eres hoy no es la misma que fué ayer. Con este tipo de decisiones pasa lo mismo. La elección de arriesgarte la va a tomar el tú que se gradúa, el que nunca ha hecho una guardia siendo el único y absoluto responsable (como la rural, por ejemplo). Puedo decirte mil tópicos: Mejor intentar que quedarse en el camino, el que no arriesga no gana... pero la verdad es que para que valga la pena tiene que ser tu decisión. Así, aunque te equivoques, ha sido un paso que has dado tú.
Son muchas horas de dedicación, es estudiar toda la carrera otra vez. No creas en pajaritos preñados, es difícil, difícil, difícil... pero es un examen.

Irse.
Emigrar.

Tengo una publicación extensa sobre lo que significa ser inmigrante. Puede ser que conozcas bastante del tema porque en tu familia tengas experiencias, puede ser que no. Para mí el mundo cada vez tendría que tener menos fronteras, pero es una posición utópica. Quiero creer que existirá un mundo que todos deberíamos repartimos los recursos de manera justa, usar energías limpias y eficientes, no consumir más de lo que produce el planeta...etc, etc.
Centrándome en tu pregunta. No todo el mundo puede irse de su país. Si te vienes con la casa a cuestas, con la idea de comparar permanentemente las playas, el clima, nuestra manera de bromear, nuestra ropa, nuestra cerveza, como se arreglan o no, nuestras mujeres, nuestras películas en versión original.... no te vengas. Si no quieres cambiar tu vocabulario.. no te vengas. No es lo mismo las vacaciones que mudarse de pais. Hace falta una gran capacidad de adaptación, de humildad y de trabajo. Si estás dispuesto a pagar el precio: "Un emigrante nunca tendrá patria", bienvenido.
No te estoy espantando, es la verdad. Si no tienes documentación, disposición y espíritu de sacrificio, no te vengas.

Y bien, todo este rollo y probablemente estés igual.

Las preguntas difíciles tienen eso. Querer responderte es demasiado pretencioso de mi parte. Cada historia tiene tantos matices que es imposible. Tienes algo maravilloso, que muchos en el mundo no tienen:
tienes la oportunidad de elegir.

Medita tus decisiones, infórmate, prepárate y decídete.

No hay otra manera.

Para mí ha valido la pena.




(Para Jorge y todos los jorges que anden por ahí)





2 comentarios:

Guillermo Cabrera Moya dijo...

De acuerdo con tu conclusión, SIEMPRE VALE LA PENA, solo hay que descubrir cómo.

Santiago dijo...

Muy buena reflexión en especial para quienes están empezando este camino, migrar es cosa de valientes...