22 de febrero de 2012

Carta para tí, que acabas de presentarte al MIR

Si divagas por este espacio, por este mini universo personal que es mi blog, te encontrarás con otra serie de cartas. Una para los que se lo preparaban, otra para los que se preparaban por segunda vez...
Cartas llenas de energía, optimismo, consejos, realidades y sueños.
Bien. 
Según he visto en la página de gangas están a punto de publicar los resultados definitivos, es decir, sabrás con seguridad tu número.
Esa cifra que salvo para unos 999 extraordinarios, lleva 4 dígitos e incluso cinco. Esa cifra fruto de la combinación de tu preparación, de la suerte que hayas tenido, de lo cansado que hayas estado, lo rápido que leas y del examen, por supuesto.
Ahora viene hablar con tus compañeros, celebrar, respirar... la incertidumbre asociada al examen, por fin! se termina.
Y aquí es donde quiero entrar con mis pensamientos en los tuyos: Ya pasaste el examen, sea como sea, tienes un número, que sólo es un número. Ahora -aunque me repita y sé que lo hago- viene la pregunta más difícil del examen:
¿Cual especialidad elegir?
Todas las academias programan charlas y videos, sesiones de orientación dadas por especialistas que te cuentan su visión de las cosas. Yo te voy a contar desde el otro lado, desde el lado de alguien que se equivocó. (todo, absolutamente todo lo que escribiré es subjetivo, sonará a cliché en algunos casos...puedes tomar lo que quieras y borrar lo que sobre, pero es lo que pienso)

La primera pregunta a contestar para elegir especialidad es

¿Cómo quiero que sea mi vida? 
Apunta, apúntalo todo: Quiero un gran poder adquisitivo, quiero trabajar de 8 a 15, quiero tener hijos, no quiero tener hijos, quiero una casa en el campo, quiero vivir de alquiler... escríbelo para tí, tus verdades profundas, con sinceridad, sin pensar lo que otros dirían si lo leyeran. Recuerda: defino lo que tu quieres.
¿Por qué estudié medicina? ¿Qué es lo que más disfruto de mi trabajo?
Esta pregunta es más difícil de responder si no has trabajado, pero entonces piensa en tus rotaciones. QUE NO TE INFLUYA LO BIEN QUE TE FUÉ O EL PROFESOR MARAVILLOSO QUE TE TOCÓ. Piensa en lo que se te daba bien y te hacía sentir satisfecho, aquello que era más "fluido", en definitiva lo que te atrae de la medicina.
Si tuviera el Nº 1 del MIR, ¿cuál seria la elegida?
Esto es una pregunta de doble filo y cada quien que se la hiciera no estaría mal.
Siempre hay una tendencia a ciertas plazas que son más "populares". ¿Sería más importante para tí esa popularidad (que viene definida por ingresos o ausencia de guardias, por ejemplo), de tener la oportunidad? Si eres honesto con esto, te ayudará a
Establecer tus prioridades.
para clasificar  esas que has listado hasta ahora necesitas un sistema de valores. Bien, pues escribes la especialidad y tomas en cuenta: Valor académico (por ejemplo), rentabilidad, calidad de vida, prestigio/popularidad, pacientes pediátricos o no, expectativas a largo plazo y mediano plazo de empleo... Y a cada una de esas cualidades las vas marcando por ejemplo con cruces o estrellitas o números.
La idea es poder volver objetivo un asunto muy subjetivo y que marcará el resto de tu vida.
Trabaja con tu lista.
 La lista, al fin y al cabo es una cuestión dinámica y le agregarás y quitarás puntos a ciertas especialidades según vayas visitando residentes y hospitales; Nº de guardias al mes, se libran o no se libran...esas preguntas que están listadas y recomendadas en muchos sitios.
este proceso te llevará tiempo y debes tomartelo con tranquilidad. Disfrútalo, es una buena oportunidad para conocerte un poco más a tí mismo.
Cuando haya pasado el tiempo y la arcilla tenga un forma más o menos definida, toca tomas papel limpio y hacer la definitiva.
Esto lo haces con  dos meses de antelación o la noche antes, cuando quieras. Lo importante es que entres al auditorio con tus opciones definidas y tu destino sea el que decidas tu y no los nervios o la presión allí dentro  o algun comentario de oídas a última hora.

Y por último... Eres un ser humano. Tu vida te pertenece. Puedes equivocarte, pero sólo lo sabrás con los días, semanas que pases en el campo de batalla. No te engañes ni tengas expectativas utópicas, pero lleva la ilusión del comienzo de tu preparación. Si no sale bien, si sientes que no te llena o lo que sea... No pasa nada. Lo habrás intentado y así estarás seguro de que ésa no era. La única manera de saber si el agua de la playa está fría o caliente, es zambullirte.

No quise hacer distinciones entre médicas, quirúrgicas, de laboratorio, etc... porque pienso que pueden gustarte de varios campos, es un proceso flexible. Muchos otros bloggeros publican ayudas en casos específicos (me permito nombrar tribulaciones de un cirujano en el área quirúrgica y sus 4 filtros, por ejemplo).

Lo importante es que prepares una lista razonada a tus criterios... todo lo demás vendrá solo. 



Espero haberte ayudado dentro de mi experiencia....   ;-)

10 comentarios:

conMdeMir dijo...

muchas gracias por tus consejos. yo era una de las que ayer miraba la lista de preguntas anuladas y remiraba el puesto que me estiman las academias.
yo sé muy bien lo que quiero: quiero buena calidad de vida, una especialidad no demasiado absorbente, pocas guardias, una especialidad médica, una supuesta buena salida laboral tras la residencia... igual es muy utópico, pero tengo otras prioridades antes que mi trabajo. ahora lo que me falta es establecer qué especialidad cumple en mayor o menos medida todo lo que busco. ¿qué especialidades crees desde tu punto de vista que se adaptarían a lo que busco?
un saludo!

J. dijo...

Tal vez cumple con esas características rehabilitación. No sé que número tendrás pero por supuesto dermatología también. (Es el icono de las no-guardias). Recuerda que una cosa es durante la formación y otra al terminar. Depende también de tu enfoque. Ten calma, pues todavía es pronto. Crééme que esto es bueno pensarlo bastante...ahora mismo yo tengo la vida bastante enredada... ;-) Un abrazo! Si quieres que hablemos más o preguntarme otra cosa, mándame tu correo! :-)

Anónimo dijo...

¿Y endocrino? ¿Y neuro? ¿Podrían cumplir las características antes mencionadas según tu experiencia?

J. dijo...

Bueno, les recuerdo que yo he experimentado con una quirúrgica... Mis apreciaciones son subjetivas. Si ya tienen su lista, lo que tienen que hacer es ir a cada hospital a preguntar...(ya la tienen? que pronto!!) No sé si a un endocrino lo llamen de madrugada... seguramente lo manejaria medicina interna... Neuro...? No sé, la verdad. Prefiero no especular y que alguien más cercano a ello te lo confirme. Gracias por pasar, anónimo.

conMdeMir dijo...

Gracias por tu ayuda! Rehabilitación no me acaba de gustar. Justamente como dice el anónimo, neuro y endocrino son las otras dos opciones que tengo pensadas. Para dermatología no creo que me llegue el puesto, tengo un 1600, así que descartada antes de darle más vueltas al asunto... ahora lo que me queda es ir de un hospital a otro a preguntar. De nuevo, gracias!

Nebulina dijo...

Coincido con lo de endocrino (si derma no puede ser) teniendo esas expectativas :)
A mí, por suerte (aunque a veces me queje) aún me queda para tomar esa decisión
Un beso!

Guillermo Cabrera Moya dijo...

¿Qué es más importante la decisión o el el proceso que nos lleva a ella?
Suerte a todos/as

J. dijo...

Yo creo que todo es importante Guillermo, el proceso te transforma pero finalmente hay que elegir... y hacer lo posible por elegir bien... (Entendiendo bien para tu vida, tu vocación, tu número...). Es un momento bueno y de mucha ansiedad...inolvidable. ;-)

MDoc dijo...

Después de tantos días por fin me puedo pasar por aquí con más tranquilidad.

Muy buena carta, llena de consejos para los que están, y para los que dentro de poco estaremos.

Tiene que ser un gran momento, aunque ya se pensará en él cuando se llegue.

Por cierto, te respondí en mi blog pero por si acaso, gracias por las recomendaciones :). Tengo pendiente alguna jornada más de cine, aunque La Mujer de Negro no está nada mal.

Un beso J! :)

Anónimo dijo...

Para los que lean este enlace poruqe piensan que Endocrino puede tener guardias tranquilas, soy residente de tercer año de Endocrinología y Nutrición y NO HAY GUARDIAS DE ESPECIALIDAD, sólo en un Hospital de Barcelona. En el resto de España, hacemos guardias de Medicina Interna, que son más o menos fuertes dependiendo del hospital y de si hay o no especialistas de guardia. En mi caso, he de atender desde fiebre en oncológicos a hemoragias digestivas altas,es un hospital muy pequeño, pero la verdad es que la formación es muy completa. Hacemos mucha Medicina Interna, no os engañeis, de buena vida, nada.