9 de febrero de 2014

Ser feliz está sobrevalorado

Viniendo de una psiquiatra en formación, la frase está un poco fea. Algunos compañeros del gremio incluso podrían decir que se trata de Rasgos Histriónicos de Mi personalidad. Bien, digan lo que les dé la gana (Y si es posible, disfrútenlo). El título de etsa entrada viene a relación, con el MIR y los dias raros y ambiguos que están viviendo quienes lo acaban de presentar. La gran cocnlusión es que ya lo presentaste. Ya saliste de eso... Aleluya! Tienes un mono de presión...de contar el tiempo, de administrarte a tí mismo mezclado con alivio y vacuidad. Ahora es que viene lo bueno, amigo mío. Si eliges una plaza que te guste, no dejes que nadie te convenza de lo contrario: Haz sacado el Nº1 en el MIR! pero tampoco te dejes cegar por el optimismo: No importa la plaza que añores...si es el sueño de tu vida...si es la especialidad para la que has nacido... ... nada es perfecto. Elige una plaza centrado en la realidad. En lo que te gusta hacer FUERA DEL HOSPITAL. Quieres tener hijos? Quieres viajar? No tener conflictos éticos a menudo? Necesitas sentir que sabes lo que estás haciendo? Que tanto toleras las guardias? Estar de pie durante todo el dia (No de guardia... en el dia a dia)? Que tan bueno eres adaptándote a los cambios? "Elige lo que te haga feliz" ...Y una mier..... Sé felíz tú. Sé feliz y elige una especialidad compatible con tu felicidad. Es así y no al revés. Créeme. La felicidad como tal no te la va a dar tu especialidad. De hecho, elegir lo que piensas que quieres te va a hacer sentir DPM... un ratico. No importa lo que elijas... no va a ser perfecto. No es que quiera desinflarte el globo de la ilusión... lo que quiero es que te reconozcas el curro que te has pegado preparando este examen y vivas la vida porque sí. Por lo que tienes. No elijas la especialidad "que te haga feliz" porque no existe. Sé felíz y elige una especialidad. Ese es el orden.

2 comentarios:

Rubén Martín dijo...

Trabajar para vivir! Elegir para conservar la felicidad, no buscar ésta en la elección, aunque si se acompaña de ella bienvenido sea. Así lo veo yo. La pregunta es: ¿Se puede ser feliz siendo psiquiatra? ¿Tener una salida digna y hacer compatibles la ayuda a los pacientes con una vida cómoda? Un abrazo.

Guillermo Cabrera Moya dijo...

Y si todos esos buenos consejos no funcionan, búscate una buena psiquiatra, auqneu sea residente y esté un poco majareta. jajaja