22 de mayo de 2013

Para Pablo

El primer día del resto de mi vida llegué a la casa y me sorprendí a mi misma queriendo que fuera el día siguiente para volver.

A veces hay días, que se han esperado durante tanto tiempo, que aunque quieres compartirlos, no encuentras las palabras.


2 comentarios:

Universitólogo dijo...

Es imposible que me guste más esta entrada :D ^^ ME ALEGRO MUCHÍSIMO!! ENHORABUENA!!!!!!! Abrazo gigante!

J. dijo...

Y es imposible que tu cariño me sea más verdadero... gracias... Un abrazo gigante de vuelta. Estamos en constante contacto! ;-)